sábado, abril 30, 2005

Levantarse un sábado

Esto de levantarse un sábado cuando todo el mundo se queda en la cama es una auténtica cabronada.
Te levantas y el edificio está todo en silencio. Miras por la ventana y la calles desiertas. Te preguntas si te habrás equivocado y será madrugada aún. Bueno, en realidad es madrugada porque son las seis y media.
Después de conseguir despertarte y desayunar te dispones a salir de casa y ves que eres el único que ha decido salir a esa hora. Por un lado tiene la parte buena de que no hay tráfico pero por otro lado crece en ti el sentimiento de envidia por la cantidad de gente que está en la camita durmiendo.
Y luego llegas al trabajo y ves que eres el único que va a trabajar y se te cae el alma a lo pies.

Bueno, esperemos que llegue la hora de salir y disfrutar del fin de semana que queda.

1 comentario:

Bergeronnette dijo...

Piensa que dormir es de vagos, o que así tienes la calle para tí solo, que muchas veces, es de agradecer, y que luego, las fiestas las vivirás con más ganas :)