sábado, diciembre 09, 2006

Navidad I


Quedan ya pocos días para que empiece la Navidad, aunque si hacemos caso a los anuncios de la televisión y a los grandes almacenes parece que hace semanas que empezó.

El otro día vi en la dos un debate sobre si la navidad es tiempo de derroche o no. Claramente ganó la tesis de que es un tiempo de derroche económico y gastronómico.
Es difícil no caer en esta vorágine pero pensando, pensando, seguro que se puede hacer algo.

Hacer una lista de los regalos y pensar muy mucho en ellos es algo muy importante. Siempre valoré un montón que la gente que te haga un regalo piense en lo que te puede gustar, apetecer o puedes necesitar y no que te regalen por cumplir.

Por otro lado, si se regala a los niños es mejor comprar algo que no necesite pilas porque cuando éstas se acaben ese juguete quedará inservible.

Intentar comprar cosas que no tengan grandes cajas y paquetes inútiles y que lo único que hacen es llenar los contenedores de basura con cartón y más cartón.

Hay regalos que valen doble:

http://www.intermonoxfam.org/page.asp?id=1080

http://tienda.unicef.es/

Se puede regalar un apadrinamiento:

http://www.comparte.org/

http://www.padrinos.org/

http://www.intervida.org/Inter/Apadrina/



Y si no sabes qué regalar, un libro es mejor que una corbata, un disco mejor que un frasco de colonia y una sesión de spa mejor que una batidora.

2 comentarios:

synn dijo...

Es cierto que somos muy consumistas. Yo suelo preguntar a la gente qué necesita, aun eliminando la sorpresa.

¿Una sesión de spa mejor que una batidora? esto no lo entiendo muy bien.¿por contaminante?

Dani dijo...

No, me refería a que a las mujeres hay gente que les regala cosas del tipo de batidoras o algo así y no creo que les haga mucha ilusión.